Eras corredora y tras dar a luz no tienes claro si empezar o cómo. No lo dudes, tras fortalecer el suelo pélvico y sentir comodidad en la zona abdominal inicia poco a poco la carrera. Es posible que tu calzado running no te sirva por las modificaciones de peso y distensión de ligamentos del pie asociados al embarazo, ¡revisa tu pisada en el podólogo!

El carrito para la carrera es el mismo siempre que marches por zonas lisas y planas, paseos frente al mar o carril bici preparado. Si los espacios no son «sin baches» y llanos es preferible el carrito cuatro por cuatro con ruedas, sistemas de amortiguación y freno específicos. Recuerda los complementos para ti y tu bebé como crema solar (atiende a la edad aconsejada) corta vientos o chubasquero (del bebé sobre el carrito:).

En caso de amamantarle, dale pecho antes del entrenamiento, así será más probable que duerma plácidamente este ratito y evitamos el rechazo posterior si ejecutas un entrenamiento muy intenso; el ácido láctico modifica el sabor de la leche materna.

Feliz carrera,

Mariado